Left Continuar la compra
Pedido

Su carrito actualmente está vacío.

Promotion
Read more

Superando impulsos

$ 855.00

Escrito por el Rabí Shalom Dovber, quinto Rebe de Lubavitch, en 1903, cuando la judería rusa enfrentaba los desafíos del secularismo y las ideologías no judías, Aquí se analizan las experiencias humanas y se hurga en las verdades espírituales que se ocultan bajo la superficie. Sumamente actual, para el estudio y la meditación. Este volumen responde los más existenciales planteos del hombre que honestamente desea ser dueño de sí mismo.

Título: Superando impulsos (kuntrés uMaaián) Categoría: Superación personal

Descripción:El quinto Rebe de Lubavitch Rabí Shalom Dovber Schneersohn en kuntrés uMaaián profundiza en la manera en que se deben superar los impulsos del Iétzer HaRá (mala inclinación) con amplias referencias bíblicas, talmúdicas y cabalísticas. El libro está estructurado de la siguiente manera: 1. Discurso uno, la insensatez cuando uno no cumple la directiva de santifícate a ti mismo. 2. Discursos dos al cuatro, tipos de insensatez 3. Discursos cinco al once, la insensatez de quien marcha por lo que su corazón ve adecuado 4. Discurso doce, el Iétzer HaRá (mala inclinación) tienta al hombre diciéndole que nadie verá, o sabrá de sus malos actos 5. Discursos trece al quince, la norma negativa de la justificación de sí mismo 6. Discursos quince y dieciséis, el erudito de la Torá arrogante y satisfecho consigo mismo 7. Discursos diecisiete a veinticinco, las insensateces de los comerciantes 8. Discursos veintiséis y veintisiete, la insensatez de santidad y su ventaja en el servicio a Di-s. 9. Discurso veintiocho, resumen del tema central del tratado.

Porque te lo recomiendo: Sin más, un libro que te va a situar sin duda en el camino recto que marca la Torá. Superando impulsos te ayudará a ubicarte en el camino de la humildad, sabiendo que todo lo que nos es dado no viene de nosotros mismos, sino que es otorgado desde lo Alto. En efecto, nos dice el autor: “La indulgencia del hombre en los placeres materiales lo degrada”. Así que, cuando la persona piensa que el pecado no lo aleja de su Creador será encauzada en poco tiempo al pecado como forma común de vida.